Los temas específicos

No todas las personas somos iguales, ya que cada cual tiene un presente, un pasado y una personalidad diferente. Ello hace que todos tengamos a veces nuestros “temas específicos” particulares que afectan a nuestro bienestar.

Los “temas específicos” para José pueden ser una situación de desempleo que le genera malestar y una personalidad histriónica, para María pueden ser la timidez, un divorcio complicado que está atravesando y un dolor crónico y para Andrés pueden ser una personalidad excesivamente competitiva y perfeccionista, estrés laboral y el síndrome de burn-out (estar quemado).

Estos “temas específicos” a veces varían a lo largo del tiempo, desapareciendo unos y apareciendo otros. Todos hemos tenido, tenemos o tendremos nuestros “temas específicos”.

Por ello, además de realizar un entrenamiento para el bienestar idéntico para todas las personas, es conveniente también aplicar ese entrenamiento a la problemática específica de cada persona, haciendo un trabajo personalizado. Sin embargo, se trata de un tema incómodo para todos, lo que puede llevarnos a auto-engañarnos y a hacernos creer que todo esto “no va con nosotros”. Pero las ventajas que obtenemos de trabajar estos “temas específicos” compensan con creces las molestias sufridas.

La forma de abordar estos “temas específicos” es mediante un asesoramiento llevado a cabo por un asesor en bienestar personal.